Esta semana empecé despacio y dedicándome una horita para mi. Usualmente, soy de las que me levantó, me encierro en el baño a cambiarme y orar para luego continuar mi rutina del día. Pero este lunes, empecé un poquito diferente, decidí hacer un pequeño cambio.

Ese pequeño cambio fue no ver mi agenda tan temprano en la mañana. Soy fiel creyente de las agendas, de escribir todo en papel y pluma pero a veces, empezar el día viendo todos los pendientes, hace que te sientas abrumada, sobre todo cuando el día aun no arranca del todo y no hay nada que puedas empezar a hacer para atacar el día ya que simplemente, las cosas todavía no están abiertas.

La manera que decides empezar tu día puede afectar tu día completo. Si eliges cosas que te van a hacer sentir abrumada, lo más seguro es que estarás abrumada todo el día y lo más probable es que no es tan grave como te lo está imaginando o incluso viendo. Dedicarse tiempo para pensar, para fluir, para visualizar tu vida, día, te va a ayudar a cambiar de un día negativo a uno positivo.

Al final tomé la decisión de arrancar el día con un buen desayuno sin ver el cel, luego bajar al gimnasio y hacer mi rutina enfocada en el ejercicio, no pensando en pajaritos ni en lo que seguía. Si no, enfocarme en cada squat, estiramiento, etc.

Me ayudó tanto a cambiar el enfoque del Lunes y verlo con otros ojos. Si no te das amor, si no te enfocas en ti primero, como vas a poder servir a los demás. Tal cual como indican los aviones en momentos de emergencia, primero ponte tu mascarilla o salva vidas tu y luego ayudas al de al lado.

Aquí te dejo unos 5 tips para poder empezar tu día con la mejor energía:

  1. No veas tu celular apenas te levantas
  2. Toma unos minutos para hacer ejercicios de respiración
  3. Medita, ora, lo que sea se alinea mejor contigo
  4. Mueve tu cuerpo, ya sea cardio, pesas, caminar
  5. Come un desayuno con buena proteína y luego disfruta tu café

Como empiece tu día es tu responsabilidad, siempre hay situaciones que no podemos controlar, pero lo que si puedes controlar, procura tomar las riendas y darte ese espacio. No pienses que al tener familia o pareja no puedes dedicarte ese tiempo, si se puede. Todo radica en comunicárselo a tu familia y soltar, saber que no puedes estar en todos lados pero si te dedicas ese tiempo para ti, vas a rendir mucho más para todos los que te rodean y necesitan de ti.

error: Content is protected !!