Constantemente me preguntan cómo empecé a correr. Bueno, antes de aventurarme a correr lo había intentado todo. Empecé a hacer ejercicio cuando participé en el concurso de Miss Panamá en 2002.

Era lo que tenía que hacer, formaba parte de mi entrenamiento. Después seguí yendo al gimnasio, levantando pesas, pero no me encantaba, más bien lo odiaba. Era lo único que pensaba que había que hacer para cambiar el cuerpo.

Después probé el boxeo, el pilates y muchas otras cosas. Un día me presentaron el running y me enamoré de él. Varias cosas cambiaron mi vida.

En primer lugar, encontré un grupo de gente divertida con la que me lo pasaba muy bien y que me ayudaba a levantarme temprano. Empecé a ver todo lo que mi cuerpo era capaz de hacer si comía adecuadamente y entrenaba duro.

No sólo se produjo un cambio en mi cuerpo físicamente, sino que mentalmente me hice mucho más fuerte, empujándome a ser mejor persona. Además, levantarse tan temprano, aunque nunca es fácil, te permite empezar temprano el día y darlo todo por tu familia. Empiezas a sentirte mucho más realizado.

De todos los deportes que he probado, este me encanta. Me supone un reto, he conocido a gente increíblemente divertida, es barato (comparado con otros deportes) y se puede practicar con cualquier tiempo y en cualquier lugar. No hay nada mejor.

Si quieres empezar, hazlo. Encuentra un compañero que te haga responsable, empieza a caminar, luego camina más rápido, luego corre/camina y finalmente empieza a trotar. En poco tiempo estarás corriendo más de 5K y cruzando líneas de meta como un campeón.

Nunca es tarde para empezar, ve a por ello y disfruta del viaje.

error: Content is protected !!